Opinar ahora es delito

Mientras los atracadores, corruptos y mafiosos están en libertad, poco a poco el terrorismo judicial gana terreno, es así como es normal ver a la jueza Afiuni presa, como hay que suplicar la libertad humanitaria para Simonovis -Como si no fuera suficiente con el comprobado deterioro de su salud- y un sin fin de casos que inundan la memoria de cualquier ciudadano.

Hoy en día opinar en Venezuela es un delito, quienes se atreven a denunciar o cuestionar algún atropello puede ser víctima de la peor atrocidad, un ejemplo vigente que acaba de ocurrir es con el abogado de la juez Afiuni, José Amalio Graterol, quien fue detenido por denunciar en un programa de televisión una violación más a la pobre Constitución Nacional, cuando se modifique el Código Orgánico Procesal Penal vía habilitante, es inaceptable que este doctor este tras las rejas bajo un supuesto cargo de “obstrucción de la justicia” cuando en realidad es un cobro de factura por emitir una opinión.

El doctor Graterol no tiene acceso a Disco Tokio, piscina ni a conciertos de Frederick “el coco”, el triste “espectáculo ” al que tiene acceso no es otro que el del silencio y el abuso, ese que institucionaliza cada día contra inocentes. Es más peligroso opinar que disparar.

La imagen de hoy cortesía @gusade nos muestra una copia al carbón de una realidad ….

20120606-202323.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: